Inicio > Blogroll, Uncategorized > La noticia deseada en Tucumán

La noticia deseada en Tucumán

“Vivimos bajo el imperio de la noticia deseada. Aquella en la que la opinión pública quiere creer”.Con estas palabra Miguel Wiñazki presenta su libro “La Noticia Deseada – Leyendas y fantasmas de la opinión pública”. El autor plantea,como tesis principal, que la generación de las noticias no es provilegio exclusivo de los medios, sino también está influida por las audiencias que las desean.En Tucumán los hechos que están instalados en el espacio, en la opinión pública, no son ajenos al planteo de Wiñazky.

En todo caso son una prueba más de esta afirmación.

Por ejemplo, cuando hay indicios de corrupción en el Gobierno, inmediatamente el funcionario se convierte en culpable hasta que se demuestre lo contrario. Es decir, la noticia deseada no es el hecho de corrupción en si mismo, sino para la audiencia el funcionario es corrupto.

Lo que genera ciertas limitaciones para publicar algo en contrario. 

Cualquier obra pública, por más de que traspasen los controles preventivos, siempre serán muestras de la corrupción deseada. Exista o no. Y en eso se basa el periodismo de sospecha o la política de sospecha, tantas veces declamada por diferentes personajes de la vida política tucumana. La que les permitió acceder a cargos  importantes, con altos niveles de expectativas por parte de la sociedad, y en el que fracasaron rotundamente en sus funciones.

Paulina Lebbos es un caso, diríamos emblemático de lo arriba descripto. La noticia deseada, y en este caso aprovechada por algunos medios, daban cuenta de la supuesta participación de los “hijos del poder”. La cual haya ocurrido o no, quedará en el inconciente colectivo como un hecho concreto, al que la mayoría de los tucumanos, de manera indirecta hemos sabido algo, de alguien al que le contaron lo que “realmente sucedió”.

En el caso de Betty Argañaraz, la docente desaparecida en Tucumán hace aproximandamente dos meses, también se generó este fenómeno. En donde los medios, a través de los dichos de las partes, publicaron elucubraciones y la hicieron saber a la sociedad.

La noticia deseada, más allá de que sea cierto o no, es que las ex novicias, Susana Acosta y Nélida Fernández, fueron las victimarias de Bety. Los motivos (o el móvil) para completar el deseo colectivo están en plena lucha mediática: van desde los pasionales, hasta los económicos. Pasando por una gran conspiración para tapar lo que sucedía en el Colegio del que las mujeres eran parte.

El tiempo, y solo el tiempo en este caso los definirán.

Es así que pareciera que cómo hay cosas o hechos “políticamente correctas”, las noticias públicadas deberían ser también “políticamente correctas”. Más allá de la verdad.

  1. JUAN CARLOS SCHURIG TERRAF
    junio 8, 2009 a las 12:37 am

    Se debe desplazar el poder punitivo del Estado ( y por ende, el derecho penal), en favor del poder de policía sanitario, es decir en favor del derecho administrativo.
    En materia de prevención se deberá actuar desde todas las áreas y coordinadamente a fin de aunar esfuerzos ( salud, educación, comunidad, prensa, seguridad, etc.).
    La asistencia debe de ser coordinada y estar en manos de especialístas en la materia organizados en equipos multidisciplinarios ( médicos , psicólogos, asistente social, pedagogos, etc. ) formados en la materia y que trabajen desde centros asistenciales generalers y especiales a tales fines.
    La reinserción social del adicto al igual que la del ex convicto es taréa ineludible del Estado de derecho y su éxito está intimamente ligado a una buena asistencia del enfermo y la familia.

    CONCEPTOS BASICOS A DESTACAR :

    * La prevención de las drogas debe ayudar a las personas a solucionar el conflicto mediente un comportamiento activo y positivo.

    * La prevención primaria, el trabajo con los niños y jóvenes que no están relacionados con las drogas y el alcohol, consiste en que reciban esta información desde el sistema educativo.

    * Es nustra oportunidad y nuestro deber encontrar razones por las cuales no deban ingerir drogas.

    * Si pretendemos prevenir lo que estamos diciendo es que queremos trabajar en clave comunitaria, trabajar sobre los problemas que se producen en la comunidad.

    * Si una comunidad no participa, si no hay trabajo de comunidad para otras muchas cosas, no puede haberla para los problemas y no puede haberla para las drogas.

    * Si pretendemos abordar solo la cuestión de la inseguridad o la cuestión drogas, sin conocer las dificultades, los problemas, las contradicciones que se han depositado en esta materia, es muy difícil hacer prevención de drogas. Para ello no solo contamos con el deso y la voluntad, sino de también debemos contar con la participación de los expertos en esta epidemia social-

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: