Inicio > Blogroll, Uncategorized > Los cómo y los porqués de la interna del peronismo

Los cómo y los porqués de la interna del peronismo

El 1 de abril los resultados, además de definir a las nuevas autoridades del PJ tucumano, dejarán en evidencia quién planteó mejor las campañas, y por otro lado la seriedad de las encuestadoras. Ellos también juegan su interna.

La trascendencia pública del evento se ve agigantada por las consecuencias políticas que los resultados pudieran tener para los sectores en pugna.Y en esta lucha, las estrategias de comunicación para la obtención de los votos, adquieren una real importancia.

Las características personales de los candidatos, sus historias y sus trayectorias diferentes condicionan las estrategias para cada una de las listas. Es así, que el alperovismo planteó una “campaña kirchnerista” mientras que el jurismo se apoyó en una “campaña peronista ortodoxa”.

Estas definiciones, como dije antes, determinaron dos maneras de ver la realidad y de aplicación de los elementos comunicacionales. La lista encabezada por Beatriz  Rojkés (Renovación para la Victoria) utiliza los colores azul y naranja, símbolo precisamente de la renovación peronista. Colores que también fueron utilizados por Ricardo Díaz en 1988. Es destacable también la utilización de gráfica e iconografía setentista. Por ejemplo la “V” de la Victoria, resaltada en el apellido de Alperovih. Época muy identificada con la figura del Presidente Néstor Kirchner y a una última generación argentina con un marcado peso ideológico.

Es así que desde Casa de Gobierno, igualaron la cuestión política partidaria a la “gestión de gobierno”.

 La gestión, como dice Kirchner.

Una jugada arriesgada ya que de esta manera, se lo hayan propuesto o no, están plebiscitando entre los afiliados peronistas  los cuatro años de gobierno. Situación que, en caso de no favorecer los guarismos, la oposición la tomará como arma de batalla para encarar las elecciones generales de agosto.

La sensación que hay en el electorado, por lo menos en el menos interesado e informado -el cual es hoy mayoría-, es que el candidato es José Alperovich, en vez de Beatriz Rojkés de Alperovich, su esposa.

La gráfica, los avisos televisivos, radiales y hasta las adhesiones de dirigentes son hacia y para el Gobernador.

Esto ha resultado por el ocultamiento  de la figura de la candidata, y  la prevalencia de la palabra ALPEROVICH en detrimento del nombre de la postulante en los soportes gráficos (incluidos los poco funcionales afiches de Amaya) que son ejemplos que ayudan a comprender la estrategia de campaña de la lista Renovación para
la Victoria.

Es un resultado buscado.

El que lleva la campaña adelante es el mismo José Jorge Alperovich. En cada encuentro con los medios deja en claro que, aunque no sea él el candidato en los papeles, la elección es por él o por Juri.

Esta decisión, para nada caprichosa, esta fundamentada en el perfil del Gobernador. Alperovich es un comunicador nato. Cada palabra emitida por él está dirigida a todo el electorado, no sólo a los peronistas.

Sabe del impacto y el alcance de los medios de comunicación masivos.

Afirmé anteriormente que el alperovismo, al igual que el kirchnerismo,  iguala gestión con política. Es por ello la utilización de frases iconográficas del peronismo, como “mejor que decir es hacer, mejor que prometer es realizar”. Frase acuñada por Juan Domingo Perón que criticaba a los radicales por efectuar grandes anuncios y nunca llevarlos a la realización.

En este punto en la gráfica se cometieron errores cuyo origen es semántico. Por ejemplo: más salud sería lo correcto, en vez de más hospitales. Ya que uno cuida a los sanos, y los hospitales recuperan a los enfermos; otro: más escuelas no es lo mismo que más educación.

No hay dudas, que desde Casa de Gobierno encararon esta campaña con la mira puesta en las generales de agosto, en donde se renovarán todos los cargos electivos provinciales.

En cambio, el discurso de Juri está circunscrito al partido peronista en sí. Y a nadie más. Por ello se resolvió una “campaña peronista ortodoxa”, con un fuerte tono retro.

El nombre de la lista, “Dignidad y Fortaleza peronista”, llama a la lucha por la identidad del peronismo. Es una patriada justicialista.

La estrategia del Jurismo apela a la mística peronista, haciendo gala de los atributos que toda marca fuerte y su trayectoria traen consigo. Acaso haciendo un benchmarking entre la comunicación comercial y la comunicación política gubernamental.

“Fernandito” es el hijo de don Amado Juri. Líder político del peronismo tucumano y ex gobernador detenido en épocas del gobierno de facto de Bussi. Fue por “Don Amado”, que el general Bussi no accedió a su banca de diputado nacional electo luego de un recordado discurso en que ponía en duda su capacidad moral para ejercer el cargo. Hijo de Lola Riera, hermana de Don Fernando Riera. Mítico caudillo peronista de Bella Vista y también dos veces gobernador de Tucumán.

Con un tono dialogista y mesurado, intenta “salvar” al partido de extraños al movimiento justicialista. Sabiendo muy bien que en política “el que pega no recoje” utiliza voceros de choque identificados claramente con la historia del PJ tucumano reciente.

La vieja, pero no por ello ineficaz , utilización que de ello hizo el fallecido César Jaroslavsky.

Se optó por los colores azul y blanco porque representan al peronismo histórico. Sector plenamente identificado con la figura de Juri Riera, el cuál la renovación pretende desterrar.

Así como Alperovich hizo suyo el concepto de gestión, Juri lo abandonó.

Lo cual es el mayor error de la campaña. Es como si en todo lo recorrido, hasta ahora, Juri no hubiese sido parte. El apoyo legislativo y del peronismo a la gestión en sí queda de esta manera anulado.

Por su parte, es inexcusable que una kirchnerista de la primera hora como Stella Maris Córdoba, segunda en importancia en la lista jurista, no se haya convertido en la abanderada de las obras nacionales (que son la mayoría de las realizadas en Tucumán), dejándole a Alperovich esa paternidad.

Hay que destacar que el fantasma del antisemitismo no se hizo presente en las campañas. Ausencia  ya común en el peronismo.

El eterno tema de las encuestas vuelve a estar en el tapete. Las cuestionadas mediciones, que son de público conocimiento, dan por ganador a Juri en las internas, pero muestran que a la hora de votar en las generales, los peronistas quieren que José Alperovich siga gobernando la provincia.

Haciendo una clara distinción entre el PJ y el gobierno.

Es por ello que, en caso no vencer en las internas, las huestes alperovistas consideran la reelección como segura. Mientras que el jurismo se convertiría en una segunda opción aglutinando a la dispersa oposición tucumana.

Aquellas encuestas que al Gobernador no le cayeron nada bien, las que dan como ganador a Juri,  fueron publicadas por diferentes medios. Tanto es así que la consultora ICQ publicó una solicitada haciendo referencia a las declaraciones del mandatario sobre los resultados de su trabajo.

Como corolario, las mediciones sobre intención de voto tienen la particularidad que tarde o temprano deben ser contrastadas con la realidad. Situación que no siempre sucede con las mediciones de tipo actitudinal o motivacional  a los que tan acostumbrados estamos (por ejemplo: el 90% de la gente prefiere el color azul que es una conclusión muy díficil de probar).

En Tucumán se vive un clima electoral atípico teniendo en cuenta que el domingo solamente se elegirán autoridades partidarias. Aunque del peronismo tucumano…

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: