Inicio > Uncategorized > “Mendigar Justicia”

“Mendigar Justicia”

Con estas dos palabras Florencia Marchese definía su vida a partir del accidente que le costó la vida a su mamá, Silvia Jantzon, y a su hermano, Domingo Marchese.

“Y es muy indigno”, profundizaba Elina. AlbertoLebbos, mendigo de Justicia

Así como “las Marchese” pedían hacer valer sus derechos más más básicos, otras tantas familias tucumanas se convirtieron en “mendigos de justicia”, durante los últimos años.

Susana Trimarco, junto con Alberto Lebbos –con diferente suerte- son quizás las casos más emblemáticos de Tucumán que  siendo víctimas de actos delictivos tuvieron que sortear cientos de obstáculos para intentar llevar algo de consuelo a sus ya vapuleadas vidas.

La madre de Marita Verón, visitó cuanto despacho oficial había para conseguir ayuda para hallar a su hija víctima de la trata de personas. Tuvo que ser reconocida por el Gobierno de Estados Unidos para que la sociedad deje de darle la espalda a su lucha. Sin contar sus grandes aportes a la lucha contra la trata de personas, que incluyen incursiones a prostíbulos de manera encubierta como así también la ley sancionada recientemente de la cual su trabajo fue imprescindible.

Hoy se cumplen 6 años de la muerte de Paulina, hija de Alberto Lebbos. La historia por todos conocida nos dice  que luego de salir a bailar con sus amigas en la zona de El Abasto, en Tucumán,  Paulina apareció muerta días después en la ruta que une Tapia con la localidad de Raco.

El caso, conmocionó a todos los tucumanos, e impulsó cambios políticos y de normas sociales en la provincia. Así el por entonces Secretario de Seguridad, Osvaldo Nieva, fue separado de su cargo –aunque sigue revistiendo funciones de asesor con el mismo rango en la misma dependencia-, y se implementó la Ley de las 4am, que restringe la diversión nocturna. Junto con ella aparecieron los afters y después de 6 años no se vislumbra una mejora.  Hasta el sistema de taxis y remis sufrió un profundo cambio, dando nacimiento al hoy de nuevo criticado  SUTRAPPA.

Pero de Justicia y avances en la investigación, nada. Hoy vemos a Alberto Lebbos encabezar cuanta marcha por  Justicia que haya. Al frente de la agrupación “Familiares Víctimas de la Impunidad de Tucumán”,  pide a gritos la Ley de Protección a testigos, la que denuncia está cajoneada por el poder político.

Así nombres como Fabián Ibarra, Cristián Reartes, Duilio Fernández u Juan Orlando Toledo, quizás no nos resultaren conocidos. Pero también son víctimas de la impunidad.

No sé realmente lo que está pasando. Creo que estamos fallando como sociedad, y quizás miramos para otro lado una realidad que nos puede golpear a todos. Lo dijo Lebbos: “no hagan como yo, que no reaccioné hasta que me pasó”.

La sociedad parece anestesiada.

“La verdad es que uno no se imagina que es lo que siente. Hasta que te pasa. Y te das cuenta de que  lo que estas pidiendo es algo muy básico, muy esencial. Quizás el más básico derecho que tiene un ser humano. Entonces  te das cuenta que lo que estas haciendo es pedir por favor por algo que por ley te corresponde. Y eso es mendigar. Y es muy indigno”, intentaba explicar Florencia.

Lo cierto es que cuando todo falla,  el único amparo que tenemos como sociedad y como individuos es el de l Justicia. Y es ella el último bastión, el que no puede fallar. Porque sin ella nos convertimos en una sociedad indigna.  Sin dignidad. Y eso no podemos permitirnos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: