Archivo

Posts Tagged ‘alperovich’

Un PASO a la victoria o un PASO en falso

Las Primarias Abiertas Simultáneas Obligatorias dejaron puntos a analizar, y algunas consideraciones de cara a las elecciones del 23 de agosto y a las de octubre.

José Alperovich recuperó la sonrisa luego de un arrollador triunfo en las PASO 2015 en Tucumán. Con casi el 60% de los votos se consagró como el gobernador más votado al momento de dejar el poder. Además le ofrendó a Daniel Scioli y a Carlos Zanini 493 mil valiosos votos y una diferencia de más de 320 mil votos con los candidatos del frente opositor.

Las caras en un bunker y en el otro contrastaban sus realidades. En Casa de Gobierno estaban exultantes. No era para menos, Alperovich 12 con años de permanencia comienza a retirarse con más votos de los que llegó. Para los opositores los números no mejoraban y daban cuenta de una postal que pensaban no podía repetirse, envalentonados por las elecciones legislativas de 2013. De persistir los resultados, el Frente para la Victoria se quedaría con 3 de las 4 bancas a Diputados Nacionales, y las dos a Senadores Nacionales. Por lo que la UCR perdería un escaño, “cediéndole” la banca al PRO tucumano.

Sin 9 no hay 23. Era la consigna, tanto para el oficialismo, como para hasta no hace mucho tiempo el Acuerdo para el Bicentenario. Luego de la declinación de José Cano para enfrentarse con Alperovich los votos del Diputado Nacional no aparecieron. Al contrario, ya no están. Y así como en el 2013, desde Casa de Gobierno acusaban al ex alperovichista Domingo Amaya de haber hecho la vista gorda en favor de su actual socio electoral, hoy desde la UCR acusan al amayismo de no haber trabajado en pos del objetivo común.

Sin 9 no hay 23, fue la consigna del oficialismo, y con los datos en la mano llegan al 23 de agosto con mayor tranquilidad. La figura de Daniel Scioli como referente electoral, y la ausencia de un referente presidencial de la oposición en Tucumán, jugaron a favor del FpV.

Queda claro que los votos de la oposición en Tucumán son de José Cano. No de Amaya, ni del PRO, ni de cualquier referente o agrupación política. En 2013 el actual diputado nacional alcanzó el 34% de los votos, contra el 20% de todos los candidatos a presidente de Cambiemos o el 27% en la categoría a Diputados Nacionales de la oposición.

De ahora en más comienza otra etapa electoral en Tucumán. El FpV se apoyará más que nunca en la imagen de Daniel Scioli, y la importancia de tener un gobierno alienado a la Nación. Desde el ApB se espera una “provincialización” ante la falta de referentes nacionales, y la fortaleza de José Cano como un cuadro político individual, más allá de los errores o aciertos electorales cometidos.

Anuncios

Renovar o retener los cargos: cuando el linaje es más importante que la política

Como en la Edad Media en donde los cargos eran vitalicios y hereditarios en Tucumán sucede los mismo. Una práctica exacerbada en la década alperovichista en la que ser hermano, sobrino, primo o hijo es condición suficiente para aspirar a un cargo político, tiene su continuidad en la conformación de las listas que competirán en las próximas elecciones en Tucumán.

Renovar los cargos (a quienes la ley no les impida) o retener mediante la postulación de algún miembro del linaje familiar fue la consigna que se escuchó en las últimas reuniones de la UCR de Tucumán para la conformación de la lista del Acuerdo del Bicentenario. En la vereda del Frente para la Victoria, la conformación, bajo esta premisa, de las listas refuerzan el concepto.

Gladys del Valle Medin, esposa del coordinador del Ministerio del Interior, Darío Monteros; Daniel Alberto Herrera hijo del veterano referente peronista Alberto Herrera; Ángela Aída Jiménez esposa de Jorge Leal, jefe municipal de Burruyacu, José Alberto Gutiérrez (h) hijo de José “Gallito” Gutiérrez; y María Eugenia D’Urso esposa del legislador José León y primo del gobernador; Silvia Perla Rokjés, hermana de la primera dama; Norma Mariela Reyes Elías, esposa de Agustín Fernández (Aguilares); y Andrea Amado (hija del titular subrogante de la Legislatura, Regino Amado); serán parte de la lista oficial según consignó el diario La Gaceta en la edición de ayer. A la lista se le suma Franco Morelli, hijo del intendente de Concepción Osvaldo Morelli, entre otros.

En el radicalismo, el principal escollo con que se topan los correligionarios para consensuar la lista oficial del Acuerdo del Bicentenario (vaya paradoja) es la exigencia de varios históricos del partido quienes bajo la consigna de “renovar o retener” quieren imponer sus familiares y candidatos en “puestos salibles”. Traduciendo: estar entre los tres primeros lugares de las listas, como si todavía no le creyeran a su candidato a gobernador que puede llegar al poder. Romano Norri, García, Mendía, entre otros juegan su partido para no perder su influencia entre los correligionarios.

Estamos ante días cruciales que pueden definir la balanza electoral de las fuerzas que pugnarán en agosto con conducir los destinos de los tucumanos. Del madurez política, y desapego por los cargos (y beneficios inherentes) dependerá el resultado a obtener, sobre todo el de la oposición, la que por primera vez desde que tengo memoria tiene la oportunidad de disputar voto por voto el poder en Tucumán.

Maldita policía

diciembre 10, 2013 2 comentarios

Tucumán está en llamas. Duele Tucumán. Durante más de 24 horas los azules dejaron desprotegida a una provincia en manos de una horda de delincuentes que “aprovecharon” la situación para hacer de las suyas.

La Policía tucumana pide una recomposición salarial que asegure un sueldo de bolsillo de $ 12.000 a quién ingresa a la fuerza. La impericia de quienes tienen la obligación de dirigir a la fuerza permitió que se liberen zonas y se genere un caos pocas veces visto en la provincia.

 
Desde la misma fuerza fueron generando el caldo decultivo para que hoy Tucumán se encuentre bajo llamas. La llegada de Gendarmería no ayudó a apaciguar los ánimos, y lo que era una ola de rumores se convirtió en una realidad que hasta a los propios instigadores se les fue de las manos.

 
La policía que pide una recomposición salarial que la posicionaría como la mejor paga del país es la misma policía que está siendo juzgada por falsear actas en el caso de Paulina Lebbos. Es la misma Policía que cobijó a los tratantes de personas que se llevó, entre otras, a Marita Verón.

 
No es distinta de la que fue acusada de violar travestis en las comisarías o los que para recuperar objetos robados piden una suma de dinero. Es la misma policía implicada en casos de narcotráfico, y a los que cuando el ciudadano común necesita de su ayuda no aparece porque “no tiene nafta” en los automóviles. O la que libera presos para ir a robar en countries y casas de Yerba Buena. Es la misma.

 
Es la policía dirigida durante años por un Secretario de Seguridad que ante los jueces confesó no saber nada de seguridad. La que fue, no tan solo cómplice, sino también un engranaje fundamental en los años de plomo.

 
Es la policía que sin usarlas, se alzó en armas, el 9 de diciembre de 2013 fogoneando a determinados sectores para que actúen en contra de la ley. La que un 10 de diciembre a 30 años de la recuperación de la democracia será  investigada por los delitos de sedición.

 
Es la policía tucumana. Es, como otras tantas, la maldita policía.

El día después de las PASO 2013

agosto 12, 2013 2 comentarios

El día después de las PASO configura un escenario electoral, aunque no definitivo, que marca tendencias a lo que pueda suceder en octubre cuando se definan los las legislativas nacionales.

En Tucumán la elección de Manzur como cabeza de lista indicaba que al Alperovicismo había decidido recostar su elección en el aparato justicialista, dejando de lado el apoyo que venía cosechando de la clase media tucumana.

Manzur no es lo mismo que Alperovich, para el electorado ni para los dirigentes, pero para ellos es parecido a Cristina. Y en esta asociación en la que el Gobernador siempre supo mostrarse en el medio para esta clase social, el FpV perdió sus votos tanto en San Miguel de Tucumán como en Yerba Buena.

La que llamamos clase opinión es la más permeable a la influencia de los medios de comunicación. Sobre todo de los que teniendo licencia para trasmitir en CABA llegan a Tucumán. Medios enfrentados con el oficialismo nacional, ergo con el provincial. La elección del vicegobernador con uso de licencia como cabeza de lista dirigió, y dirigirá aún más, los esfuerzos de campaña de la oposición hacia los temas relacionados con la corrupción y la inseguridad. Es de esperar que antes de octubre Jorge Lanata se instale en Tucumán para hablar sobre el patrimonio del ministro de salud, el que por cierto está siendo investigado por la Justicia.

Por el lado de la oposición, aunque fragmentada, se consolida la imagen de José Cano como  el “dueño” de los votos del ACyS. Los magros resultados obtenidos por las demás fuerzas y dirigentes que lo componen, como las de sus ex aliados del PRO, reafirman la figura de Cano aunque de persistir los guarismos, solo le alcanzaría para obtener una de las cuatro bancas en juego.

Todo dependerá si se termina de polarizar la elección a Diputados Nacionales, y si se redirigen los votos opositores.

FR pudo sobrepasar el piso de votos, y mantener, la personería nacional con un mensaje simple, pero contundente. El voto anti K fue para las urnas del bussismo, quiénes supieron plantear las contradicciones políticas necesarias para captar votos, algo que el PRO no pudo siquiera hacer en su principal distrito. Hoy la principal fuerza en CABA es la alianza UNEN quien lleva a Pino Solanas como candidato a Senador Nacional.

El intendente Amaya quedó golpeado con los guarismos que parecían indicar por primera  vez en 10 años una derrota del alperovicismo. Aunque, por muy poco, no sucedió muchos quieren ver una travesura o por lo menos desidia del “Colorado” en el trabajo territorial. Y como dice el dicho, “el que busca siempre encuentra”

Daniel Toledo perdió en su distrito. La Yerba Buena opulenta y de clase media le dijo no al FpV que llevaba como candidato suplente, pero candidato al fin, a su intendente, quién no debe estar pasando un día después agradable.

En Salta la sorpresa la dio el PO y el Partido de la Victoria. En la capital salteña el voto “bronca”, antisistema fue captado por el Partido Obrero. Los salteños optaron por no votar ni al urtuveisismo ni al romerismo. Es decir le dieron la espalda al sistema político provincial y nacional.

El Partido de la Victoria, cuyo presidente es Sergio “Oso” Leavy, le permitió al Frente para la Victoria captar la mayor cantidad de adhesiones en las PASO. Leavy arrasó en el partido General San Martín, lo que le permitió recomponer el caudal de votos perdido por la salida del Partido Renovador de Salta de la alianza gobernante. En este caso el vicegobernador Zottos debe estar arrepentido de la decisión de ruptura, la que pone en serio peligro de vida al PRS.

A nivel nacional las elecciones para el FpV fueron positivas. No nos olvidemos que se renuevan las bancas de los legisladores elegidos en el 2009, en plena post crisis del campo. Hoy, además de consolidarse como la primera minoría, los resultados le permitirían aumentar el número de bancas en el Congreso de la Nación, asegurando la gobernabilidad de los últimos dos años de Cristina.

Claro con estos números la posibilidad de plantear una reelección parecería alejarse definitivamente, yendo inexorablemente a una nueva interna del peronismo.

Aunque no definitivas, una primera lectura de las PASO 2013, es que la ruptura de la clase media con Cristina se va ahondando, pero que no necesariamente el voto permite visualizar un emergente. En los principales distritos del país, y en las capitales provinciales, el voto fue más en contra que a favor. En contra de los oficialismos, y me animaría decir que en contra de la clase política en general. Pero como me dijo hoy un encuestador: ese voto en octubre se va a redirigir hacia un voto útil, porque la gente en agosto ya disipó las tensiones.

En octubre se verá que es lo que sucede.

¿En Tucumán no hay nuevos dirigentes?

Pasan los días y la vida política nos da un mensaje: en Tucumán no hay nuevos dirigentes. La realidad es contundente tanto para el oficialismo como para los otros partidos que componen el arco político de la provincia.

El Partido Justicialista, en su versión del Frente para la Victoria –tal como lo adelantara en febrero de este año- hará uso de sus dos principales figuras para dar testimonio en las boletas de elección de Diputados Nacionales. José Alperovich y Domingo Amaya prestarán sus nombres para llevar la mayor cantidad de votos a las arcas kirchneristas, y al proyecto reeleccionista del zar tucumano.

Así las cosas la decisión del FpV le da una oportunidad a Amaya para armar –con la venia de integrar la lista oficial- su eventual candidatura a Gobernador para el 2015, y también una amenaza.  Ahora el “colorao” caminará la Tucumán y podrá estampar su nombre en cada rincón de la provincia llegando a lugares que en otros tiempos le estaba vedado.

Amaya sabe que al trabajar para el proyecto cristinista, también lo hará para el alperovichista. Y cuanto mayor cantidad de votos obtenga, menores chances a ser candidato a Gobernador en 2015, tendrá. Así habrá que ver como se mueve Amaya en su relación con José Cano, al que más de una vez le prestó su publicista para vender la imagen del senador de la UCR.

Otra cara conocida es Stella Maris Córdoba. O sea “el sapo” que el alperovichismo se tendrá que comer, según palabras del Senador Mansilla, al ser una exigencia de la Casa Rosada.

Como vemos tres de cuatro candidatos: los mismos de siempre.

Es tal la falta de renovación de cuadros políticos que Jesus Salim al pedir por su esposa para ocupar el cupo de La Cámpora, confirmó que lo único que se renueva son los nombres pero no los apellidos.

Con dos candidatos testimoniales los tucumanos deberemos ver en la lista de suplentes para ver a quién realmente estamos eligiendo.  Y entre los suplentes, que en realidad son titulares, suenan apellidos tan cercanos al peronismo como Orellana, y también como Rojkés y Alperovich. Carlos quiere y a Sarita, por la exposición mediática de los últimos tiempos, “le podrían pedir”.

En el radicalismo sucede exactamente lo mismo. La figura de José Cano se agiganta mientras pasa el tiempo y los correligionarios demuestran sus miserias y la falta de compromiso para la creación de una figura emergente. El agrodiputado Juan Casañas quiere retener su banca, pero ya sin la banca de la UCR, ni de muchos de sus inversores que se muestran cercanos al PRO.

Ariel García también quiere, y hasta rompió relaciones con la legisladora más cercana de Cano en la Cámara tucumana. De nuevo, los mismos de siempre se pelean y pasan las oportunidades para crear una oposición por lo menos que se asemeje lo más posible a una alternativa para los tucumanos.

Uno camina por las calles y ve que en el Socialismo encabezarán la lista los mismos nombres… y los mismos apellidos: Rodolfo Succar y Rodolfo Burgos.

En un intento desesperado por no perder la personería jurídica nacional, Fuerza Republicana, reeditará su marca que lo acompaña desde sus inicios en la década del 80: Bussi, pero sin el Domingo.

El PRO trata de armar alianzas para reeditar la Coalición que les permitió colocar un legislador concejal y un concejal en la capital. Y con el tiempo, uno en Yerba Buena. Pero por ahora el ansiado acuerdo está más lejos que cerca, por la reticencia de sus ex socios de atar su figura a una partido de centro derecha. De hecho en el mitín realizado en el Catalinas Park en donde el principal orador fue Mauricio Macri estaba atestado de ex bussistas: encabezados por el ex senador por FR Pablo Walter, quien también es funcionario de la “Ciudad”.

Como vemos la política tucumana es un círculo cerrado en el que es muy difícil entrar. Aquellos que detentan cargos o poder no quieren perderlo ni para ellos ni para sus familias.

Por otra parte no nos confundamos en afirmar que hay caras nuevas en por ejemplo la Legislatura tucumana, ya que aquellos que llegaron son más funcionarios políticos que dirigentes políticos en si mismo.

Juan D. Perón decía que la renovación generacional, más que necesaria, es inevitable. Y que de manera natural o por la fuerza se iba a dar. Lo importante es que los viejos tengan la madurez y la sensatez de formar nuevos cuadros políticos.

Por ahora en Tucumán, esas palabras no fueron escuchadas ya que eso no sucede.

Guardia pretoriana para Cristina y Alperovich

La presidenta Cristina Fernández condicionó su postulación para luchar por su reelección a cambio de convertirse en la electora de los nombres que figurarán en las boletas de Diputados Nacionales de cada provincia. Es así que pidió a cada uno de los gobernadores y referentes peronistas que hagan una primera selección, y ella dará el visto bueno para su postulación y posterior apoyo electoral.

Cristina sabe que en caso de ser reelecta y al transitar el último periodo en el poder a partir del 29 de octubre en el peor de los casos o recién en 2013, como lo vaticinó el ex presidente Carlos Menem, comenzarán las “conspiraciones” para sucederla en el sillón de Rivadavia. Y con ellas la gobernabilidad se verá afectada.

Así la “presidenta” apuesta a rodearse a personas de su riñón y extrema confianza que la blinde hasta el final del mandato de los avatares de las rencillas palaciegas.

En Tucumán, Alperovich puso en marcha toda la maquinaria electoral con el fin de aplastar a sus adversarios políticos. Su objetivo es claro: modificar nuevamente la Constitución para introducir una cláusula de reelección indefinida. El medio: a través de los acoples obtener más del 60% de los votos a su favor, caudal que lo legitimaría inmediatamente para convocar a una Convención Constituyente.

En ese juego de ajedrez el gobernador tucumano, al igual que Cristina Kirchner, busca protegerse para transitar su segundo período, para él (tercero para todos), en caso de no lograr el gran objetivo antes enunciado. Esa es la razón de ser de la “lista oficial”.

Alperovich necesita de sus personas de más extrema confianza y lealtad primero para llamar a la Convención o en su caso, asegurarle la tranquilidad de sus últimos años en el poder. Esto explica el nacimiento de la llamada “lista Oficial” y satelites y su consiguiente apoyo económico y político a la nómina de funcionarios y colaboradores elegidos para ocupar los primeros puestos de las listas, a pesar de su poca o nula militancia dentro del PJ, en su mayoría.

Es que el Peronismo, que no es solo el PJ, no asegura la lealtad eterna a un gobierno al que no siente del todo peronista, lo que si le aseguran los amigos, familiares y funcionarios cercanos al gobernador.

A %d blogueros les gusta esto: