Archivo

Posts Tagged ‘tucumán noticias’

¡Es la confianza estúpido!

Durante la campaña electoral, y posterior a ella, el equipo de Cambiemos sostenía el relato de que con la “confianza” todo se podía. El “shock” de confianza, a través de una apertura de la economía, solucionaría por si muchos de los problemas heredados de la gestión kirchnerista.

La confianza es un elemento clave en el mundo económico, es la que moviliza los capitales y le da sentido a las decisiones. En ese sentido Macri y su equipo  tenían razón: nadie invierte por lo que ganó en el pasado. Siempre la mirada está puesta en el futuro.

Por eso detrás de la discusión sobre la existencia de la necesidad de una “ley antidespido” es una discusión sobre el futuro y la confianza en las políticas económicas implementadas por el nuevo gobierno. O mejor dicho, en como ven en el corto plazo los empresarios la situación económica del país y el desarrollo de sus negocios.

Está claro que iniciativa por parte de la oposición justicialista está dada más por una necesidad política que por la efectividad que pueda tener la ley. Luego de levantar la ley cerrojo y de validar los DNU (como la derogación de la Ley de Medios), y ante el desmejoramiento de la situación económica y social del país, el pejotismo necesitaba mostrar un iniciativa que le dé el  aire que las internas le estaban sacando.

Por el lado del oficialismo, mostrando una vez más sus contradicciones, la amenaza de vetar la ley no hace más que exponer al presidente a una derrota, simbólica e innecesaria.

Al afirmar que el empresariado podría adelantar despidos o que la sanción de la ley era una medida que ahuyentaría las inversiones, Macri está afirmando que las empresas (sobre todos las grandes empresas) no confían en el futuro cercano de la economía argentina. Porque carecen de la confianza de que en el corto, y mediano plazo, sus negocios mejoren (dada la caída del poder adquisitivo de la gente y la recesión en la que se encuentra el país). La solución, el recorte de personal o el cierre de sus negocios.

Que haya una ley “antidespidos” solamente “afectaría” a las pequeñas y medianas empresas (pymes) quiénes aportan el 87% (aproximadamente) del empleo en la Argentina. Y las que sabemos son las más reacias a desprenderse de un trabajador por la naturaleza de las relaciones entre el empleador y sus trabajadores. En este contexto, un acuerdo con las grandes corporaciones (las que se vienen beneficiando con las políticas de Cambiemos) solo será una imagen para las fotos, ya que en caso de necesidad para ellos un trabajador es solo un número.

Lo que el Gobierno de Cambiemos debe trabajar es en la implementación de políticas que generen el bienestar de los consumidores y empresarios. Es decir, recuperar la confianza. Por que parafraseando a Clinton cuando hablaba de la importancia de la economía en su campaña electoral: “¡Es la confianza, estúpido!”

 

Elecciones en Tucumán: el fin de la hegemonía alperovichista

agosto 22, 2015 1 comentario

Despues de 12 años José Alperovich se va del Gobierno en donde impuso una lógica empresarial feroz: coptar o destruir a la competencia. El 23 de agosto cambiarán muchas cosas para los tucumanos, pero también para un sector que supo hacer de la política una “pyme familiar”

Luego de 12 años de unicato, en donde la palabra de José Alperovich fue la voz de mando, comienza una nueva etapa en la provincia con un resultado electoral por ahora incierto.

El 23 de agosto se renuevan todas las autoridades que deberán conducir los destinos de los tucumanos. (Gobernador, Vice, 49 legisladores provinciales, 19 intendentes, concejales y comisionados rurales).

Desde el Acuerdo del Bicentenario aseguran que aventajan al Frente por la Victoria por 6%, mientras que desde Casa de Gobierno auguran un triunfo por más del 8% y una proyección del 15%, razón por la cual no se expuso a Juan Manzur a participar en los debates televisados entre quienes disputan el cargo a gobernador.

Más allá de las especulaciones, lo cierto es que se espera una legislatura en donde las decisiones se debatan y se aprueben. Y no como ahora en donde los 49 legisladores no tuvieron ni voz. Mucho menos protagonismo.

Luego de las PASO en el Acuerdo por el Bicentenario se comenzaron a agrietar las relaciones. Principalmente, José Cano, tiene sus reparos mayores con el PRO Tucumano, al que acusan de no dedicarle tiempo ni recursos a la campaña, y mucho menos a la fiscalización. El macrismo tucumano sabe que puede recoger la estela de votos que les deja la figura de Mauricio Macri, suficiente para estar sentados cómodamente en cualquier silla legislativa de la provincia. Ni más ni menos. Sin más ambiciones que esas, no trabajaron ni lo harán por los intereses del conjunto, principalmente los referentes de Capital y Yerba Buena argumentan.

La maquinaria electoral del peronismo se puso en funcionamiento alrededor de dos acoples: “la Lista Oficial” y “Acción Regional” liderado por el “Gallego” Ruiz Olivares. La estrategia: que en el interior se polarice la elección entre esas dos corrientes. La oficial con referentes alperovichistas, y “Acción Regional” conteniendo al peronismo “dolido” con el alperovichismo y que podrían haber optado por apoyar a Domingo Amaya, la “pata peronista” del ApB.

El domingo 23 de agosto de 2015 será una jornada que definirá el futuro de los tucumanos y de los casi 30.000 candidatos que se presentan en la pugna por algún cargo político. Es que la política en Tucumán se convirtió en más que una salida laboral.

La política en Tucumán se convirrtió en una PyME. Exactamente en una PyME Familiar. Entre las cientos de boletas y partidos se repiten los mismos apellidos. Mujeres, hermanos, sobrinos, primos, yernos, cuñados y nueras son la materia prima de los nuevos partidos acoplados.

La construcción política en Tucumán se da más en beneficio de intereses personales y grupales, que en el del Bien Común. Razón por la que el armado de las listas se hace de esta manera.

El domingo 23 de agosto, también se enfrentarán en las mesas de la capital “La Bancaria” y “la Caja Popular”. Los denunciados en la justicia por múltiples causas, Eduardo Bourlé -escondido detrás del nombre de la senadora Silvia Elías- y “Cacho” Cortalezzi aspiran a ser Legisladores por la Capital. Habrá que estar atentos a este enfrentamiento de pandillas, que tuvo ya altos picos de violencia en el último año.
El 23 de agosto se definirá también el futuro político del “Colorado” Amaya, quién “traicionó” a los peronistas al sumarse al ApB, luego de 11 años de “alperovichismo” puro. El “colorado” siempre pensó en José Cano como un aliado político: su plan B. Se preparó en el despacho de la intendencia para que Alperovich lo ungiera como su sucesor. Eso no sucedió. Elegido Manzur, la posibilidad de acompañarlo en la fórmula quedó trunca al no aceptar el pedido de dejar de lado a Germán Alfaro, su armador político. Al optar por el Plan B, se dio con la realidad que José Cano era más importante que él, y tuvo que aceptar el mismo puesto ofrecido por el incipiente “manzurismo”. Su negativa era una cuestión personal afirmaban algunos.

Así Domingo Amaya mañana podrá ser electo vicegobernador de Tucumán, y quedar en la historia como uno de los armadores de la estrategia para romper la hegemonía alperovichista, o quedar sin nada. Habrá que ver si está dispuesto a quedar como subordinado de quién en los papeles fue su subordinado, o quizás esperando una mano desde Buenos Aires.

Después del 23 de agosto, Tucumán comenzará una nueva etapa. Luego de 12 años de gestión de José Alperovich, que se retira con más del 50% de votos cosechados en las últimas PASO, deberá darle paso a otro estilo de gobierno. Ni igual, ni mejor ni peor. Simplemente distinto.

Nacer de un repollo y cambiar de bando

Las elecciones de agosto están a la vuelta de la esquina. Las cúpulas comienzan a perfilar las estrategias, alianzas y candidaturas según lo que le proponen los encuestadores, mientras las segundas líneas golpean puertas para saber dónde están parados, o simplemente si es que están.

En ese contexto las últimas mediciones lo ponen en una lucha cabeza a cabeza al referente opositor José Cano, con el candidato del alperovichismo y actual vicegobernador, Juan Manzur. Atrás relegado a un cómodo tercer puesto está el intendente de San Miguel de Tucumán, Domingo Amaya.

Los escenarios de polarización marcan que Cano podría imponerse a Manzur, sin la ayuda de Amaya. En Casa de Gobierno, aunque preocupados, saben que de mantenerse esta dispersión de votos, Manzur y la maquinaría electoral del justicialismo podría ganar las elecciones de agosto.

Amaya, que quedó en una posición Ni Ni (ni oficialista ni opositor) sabe que, como decía el ex gobernador Fernando Riera, es la “pesita de 100 gramos” que pueden marcar la diferencia. También el colorado sabe que su tiempo para acordar con el oficialismo está llegando a su final, si es que no pasó definitivamente. Sumado al hecho de que “su amigo” Daniel Scioli, en declaraciones periodísticas, dejó en claro que quiere a Manzur como Gobernador. A pesar de que hace más de un año, Amaya le juró lealtad a la ola naranja.

Una fórmula Cano – Amaya, dicen las encuestas, le daría un amplio triunfo al antialperovichismo. Amaya, huérfano de oficialismos, tomó nota y de a poco cumple los pedidos iniciales del Diputado Nacional para que rompa tanto con el alperovichismo, como con el kirchnerismo. Condición sine qua non para un acuerdo electoral.

Su salida de la mesa de conducción del justicialismo tucumano fue el primer paso.

El discurso de lanzamiento de la candidatura a Gobernador de Domingo Amaya el segundo. Atacó al alperovichismo, y se olvidó de Cristina y de Néstor. Eso si cantó la Marcha Peronista, sabiendo que ni Manzur, ni Alperovich – ni muchos otros del oficialismo – son considerados peronistas.

Pretende convertirse en el más opositor de los oficialistas. Está cambiando de bando.

Y ahora, los afiches de Amaya 2015. Sin cargo, no candidaturas.

Los tiempos electorales se acortan. Y mientras el tiempo pasa, a Cano se le complicará más internamente poder ceder la intendencia de San Miguel de Tucumán, punto esencial de cualquier trato.

La figura de Cano, parecería, va en aumento, y la oposición, se encuentra en una oportunidad única de volver a ser gobierno. Pero por ahora es solo una oportunidad, la que todavía se encuentra en el ámbito de las deseos.

Maldita policía

diciembre 10, 2013 2 comentarios

Tucumán está en llamas. Duele Tucumán. Durante más de 24 horas los azules dejaron desprotegida a una provincia en manos de una horda de delincuentes que “aprovecharon” la situación para hacer de las suyas.

La Policía tucumana pide una recomposición salarial que asegure un sueldo de bolsillo de $ 12.000 a quién ingresa a la fuerza. La impericia de quienes tienen la obligación de dirigir a la fuerza permitió que se liberen zonas y se genere un caos pocas veces visto en la provincia.

 
Desde la misma fuerza fueron generando el caldo decultivo para que hoy Tucumán se encuentre bajo llamas. La llegada de Gendarmería no ayudó a apaciguar los ánimos, y lo que era una ola de rumores se convirtió en una realidad que hasta a los propios instigadores se les fue de las manos.

 
La policía que pide una recomposición salarial que la posicionaría como la mejor paga del país es la misma policía que está siendo juzgada por falsear actas en el caso de Paulina Lebbos. Es la misma Policía que cobijó a los tratantes de personas que se llevó, entre otras, a Marita Verón.

 
No es distinta de la que fue acusada de violar travestis en las comisarías o los que para recuperar objetos robados piden una suma de dinero. Es la misma policía implicada en casos de narcotráfico, y a los que cuando el ciudadano común necesita de su ayuda no aparece porque “no tiene nafta” en los automóviles. O la que libera presos para ir a robar en countries y casas de Yerba Buena. Es la misma.

 
Es la policía dirigida durante años por un Secretario de Seguridad que ante los jueces confesó no saber nada de seguridad. La que fue, no tan solo cómplice, sino también un engranaje fundamental en los años de plomo.

 
Es la policía que sin usarlas, se alzó en armas, el 9 de diciembre de 2013 fogoneando a determinados sectores para que actúen en contra de la ley. La que un 10 de diciembre a 30 años de la recuperación de la democracia será  investigada por los delitos de sedición.

 
Es la policía tucumana. Es, como otras tantas, la maldita policía.

¿En Tucumán no hay nuevos dirigentes?

Pasan los días y la vida política nos da un mensaje: en Tucumán no hay nuevos dirigentes. La realidad es contundente tanto para el oficialismo como para los otros partidos que componen el arco político de la provincia.

El Partido Justicialista, en su versión del Frente para la Victoria –tal como lo adelantara en febrero de este año- hará uso de sus dos principales figuras para dar testimonio en las boletas de elección de Diputados Nacionales. José Alperovich y Domingo Amaya prestarán sus nombres para llevar la mayor cantidad de votos a las arcas kirchneristas, y al proyecto reeleccionista del zar tucumano.

Así las cosas la decisión del FpV le da una oportunidad a Amaya para armar –con la venia de integrar la lista oficial- su eventual candidatura a Gobernador para el 2015, y también una amenaza.  Ahora el “colorao” caminará la Tucumán y podrá estampar su nombre en cada rincón de la provincia llegando a lugares que en otros tiempos le estaba vedado.

Amaya sabe que al trabajar para el proyecto cristinista, también lo hará para el alperovichista. Y cuanto mayor cantidad de votos obtenga, menores chances a ser candidato a Gobernador en 2015, tendrá. Así habrá que ver como se mueve Amaya en su relación con José Cano, al que más de una vez le prestó su publicista para vender la imagen del senador de la UCR.

Otra cara conocida es Stella Maris Córdoba. O sea “el sapo” que el alperovichismo se tendrá que comer, según palabras del Senador Mansilla, al ser una exigencia de la Casa Rosada.

Como vemos tres de cuatro candidatos: los mismos de siempre.

Es tal la falta de renovación de cuadros políticos que Jesus Salim al pedir por su esposa para ocupar el cupo de La Cámpora, confirmó que lo único que se renueva son los nombres pero no los apellidos.

Con dos candidatos testimoniales los tucumanos deberemos ver en la lista de suplentes para ver a quién realmente estamos eligiendo.  Y entre los suplentes, que en realidad son titulares, suenan apellidos tan cercanos al peronismo como Orellana, y también como Rojkés y Alperovich. Carlos quiere y a Sarita, por la exposición mediática de los últimos tiempos, “le podrían pedir”.

En el radicalismo sucede exactamente lo mismo. La figura de José Cano se agiganta mientras pasa el tiempo y los correligionarios demuestran sus miserias y la falta de compromiso para la creación de una figura emergente. El agrodiputado Juan Casañas quiere retener su banca, pero ya sin la banca de la UCR, ni de muchos de sus inversores que se muestran cercanos al PRO.

Ariel García también quiere, y hasta rompió relaciones con la legisladora más cercana de Cano en la Cámara tucumana. De nuevo, los mismos de siempre se pelean y pasan las oportunidades para crear una oposición por lo menos que se asemeje lo más posible a una alternativa para los tucumanos.

Uno camina por las calles y ve que en el Socialismo encabezarán la lista los mismos nombres… y los mismos apellidos: Rodolfo Succar y Rodolfo Burgos.

En un intento desesperado por no perder la personería jurídica nacional, Fuerza Republicana, reeditará su marca que lo acompaña desde sus inicios en la década del 80: Bussi, pero sin el Domingo.

El PRO trata de armar alianzas para reeditar la Coalición que les permitió colocar un legislador concejal y un concejal en la capital. Y con el tiempo, uno en Yerba Buena. Pero por ahora el ansiado acuerdo está más lejos que cerca, por la reticencia de sus ex socios de atar su figura a una partido de centro derecha. De hecho en el mitín realizado en el Catalinas Park en donde el principal orador fue Mauricio Macri estaba atestado de ex bussistas: encabezados por el ex senador por FR Pablo Walter, quien también es funcionario de la “Ciudad”.

Como vemos la política tucumana es un círculo cerrado en el que es muy difícil entrar. Aquellos que detentan cargos o poder no quieren perderlo ni para ellos ni para sus familias.

Por otra parte no nos confundamos en afirmar que hay caras nuevas en por ejemplo la Legislatura tucumana, ya que aquellos que llegaron son más funcionarios políticos que dirigentes políticos en si mismo.

Juan D. Perón decía que la renovación generacional, más que necesaria, es inevitable. Y que de manera natural o por la fuerza se iba a dar. Lo importante es que los viejos tengan la madurez y la sensatez de formar nuevos cuadros políticos.

Por ahora en Tucumán, esas palabras no fueron escuchadas ya que eso no sucede.

Marita Verón, Susana Trimarco y el abrir de los ojos de la sociedad

diciembre 11, 2012 3 comentarios

Hace 10 años, María de los Ángeles Verón desaparecía de la faz de la tierra, en los alrededores de la Maternidad de Tucumán. A partir de entonces la vida de su mamá, Susana Trimarco, cambiaría… y la de los tucumanos y argentinos también.

La historia reconstruida en el expediente dice que a “Marita”  la interceptaron para subirla en un Fiat Duna, el que la llevó a una casa en Yerba Buena donde estuvo retenida, para ser “enviada” a la provincia de La Rioja. Mientras en el interín algunos testigos la vieron deambular “como perdida” en la zona de la Cañada. Es lo último que se supo de ella en tierras tucumanas.

En La Rioja la esperaban en burdeles en donde sería obligada a prostituirse, y en donde pasó el peor de los tormentos en el proceso de despersonalización al que ellas y un sinfín de mujeres son sometidas por las redes de trata de personas.

En uno de los burdeles pudo comunicarse con otra de sus compañeras que pudo fugarse y ubicar a Marita en La Rioja. Dicen que quedó embarazada de uno de sus captores, y también dicen que fue enviada –nuevamente- esta vez a España. Algunos murmuran que está muerta, de hecho se hicieron varios rastrillajes en Córdoba y en La Rioja, buscando su cadáver.

Hoy los tucumanos seremos protagonistas de un hecho histórico: se conocerá el veredicto del juicio que se viene desarrollando contra los acusados de participar en  el secuestro de Marita Verón.

Pero más allá de lo que suceda hoy, Susana Trimarco – nominada para el Premio Nobel de la Paz por su lucha contra la Trata de Personas – en 10 años de una lucha que trascendió las fronteras comarcanas, logró alertar a una sociedad que no era capaz de visualizar el flagelo.

Hoy cuando una joven se ausenta del hogar la sociedad se alarma, se moviliza y no se queda tranquila hasta que no se sabe el paradero de ella. Atrás quedaron los argumentos –que hacían perder horas decisivas – sobre escapes con novios o problemas familiares. Hoy el submundo de la Trata emergió con todos sus horrores a los ojos de todos nosotros.

Recuerdo cuando Marita desapareció que en Tucumán se comentaba al principio, como en muchos casos posteriores, una posible fuga del hogar. Aunque el perfil no encajaba muchos parecía hacían lo imposible para que así fuera.

La perseverancia de Susana Trimarco, y su fallecido esposo,  cambiaron las cosas.

El camino transcurrido, y lo que queda todavía, es largo y dificultoso. El fallo podrá tranquilizar a las partes o no. Con las posteriores revisiones pasará lo mismo. Pero lo más importante, aunque suene como consuelo, es que el sacrificio de Marita y su familia nos muestra una de las peores facetas de nuestra sociedad.

Desde hoy la sociedad no podrá hacerse la desentendida ni la ignorante. Desde hoy ya se sabe, ya se conoce. Desde hoy decidiremos ser cómplices con nuestro silencio o luchar para que no haya más “Maritas” Verón.

La triste realidad de la UCR tucumana

agosto 14, 2012 1 comentario

El radicalismo tucumano vuelve a perder una oportunidad de diferenciarse de las demás fuerzas políticas de la provincia, especialmente de la que más critica y a la que en los últimos 25 años la mira desde los más bajo de los guarismos electorales.

En estos momentos el peronismo y especialmente el alperovichismo se regocijan al ver como el radicalismo, de la mano del Senador José Cano y sus adláteres, destruyen la ya casi nula credibilidad de quienes pretenden convertirse en una opción de poder en la provincia.

Porque las elecciones que se iban a desarrollar ya no se harán, y la Carta Orgánica que se tiene que respetar ya no será respetada. Porque a través de chicanas entre correligionarios, acuerdos de sectores internos que se adueñaron de una representatividad que está en duda  pergueñaron una jugada política que dejó afuera a vastos sectores partidarios.

Lamentablemente la UCR se encontrará próximamente en un estado de ilegalidad.

Nadie duda de la importancia de José Cano dentro de la UCR tanto nacional como provincial, y de su rol como opositor. De hecho el camino elegido desdibuja su trabajo y lo pone en contradicción con los principios que declamó desde sus inicios como político universitario.

Hoy el canismo se puso en el centro del ring: si no aceptan sus reglas el partido podrá ser intervenido: resultado Cano interventor. En caso de aceptar las reglas: Cano Presidente. Esta última posibilidad a pesar de que la Constitución Radical en su artículo 60 expresa la imposibilidad de hacerlo. Aunque hay un tecnicismo: el artículo dice que “no podrán elegidos”, pero no dice que “no podrán ser candidatos”. Por lo que la presidencia recaería en el “Chino” Robles, ya que Jorge Chehín-quién en un principio iba a ser  el vicepresidente del consenso-, no aceptó participar de este acuerdo. Robles convocaría a la Convención para modificar la Carta Orgánica, y se proclamaría al senador nacional como Presidente. Cano gana, el radicalismo pierde. Tucumán pierde.

En el medio se encuentran cientos de dirigentes que están en la disyuntiva: detonar un partido que ya viene golpeado y ninguneado por la sociedad; o dejar hacer y mostrar que al final de cuentas, como dijo Alvaro Aurane, “perdieron la batalla cultural”.

A %d blogueros les gusta esto: